Mascarillas para la cara

Los climas extremos y la contaminación en el aire son solo algunos de los factores que determinan la salud de la piel de nuestro rostro. Produciendo una serie de descuidos notables en nuestra piel que además pueden llegar a ser irreversibles o muy difíciles de reparar y ocultar.

Incluso los excesos de humedad pueden ser perjudiciales para nuestra piel si tenemos un rostro de naturaleza “grasa”. Quizá el calor pueda agrietar muchas de nuestras líneas de expresión y hacernos lucir un rostro demasiado reseco.

 

¿Qué podemos hacer para mejorar la salud de nuestro rostro y la apariencia del mismo? Por suerte llegaste al lugar indicado, porque aquí te contamos todo sobre las mascarillas para la cara.

¿Para qué se usan las mascarillas faciales?

Las mascarillas para la cara son un conjunto de nutrientes que debes poner sobre tu rostro para facilitarle todo aquello de lo que se ha privado en un largo periodo de tiempo. Muchas personas suelen utilizarlas para proteger la piel del rostro y prevenir imperfecciones o daños irreversibles.

Aunque la contaminación es uno de los factores que determinan la naturaleza, aspecto y salud futura de nuestro cutis, es importante mencionar que la alimentación tiene mucho que ver. Dentro de esto se encuentran las grasas y otros componentes que pueden privar a nuestro cuerpo de hidratar y mejorar la regeneración de la piel.

Hay mascarillas naturales y químicas con capacidades rejuvenecedoras e incluso exfoliantes, limpiadoras o preventivas. No todas las mascarillas faciales corresponden a tu tipo de piel. Siempre existe la posibilidad de que haya una reacción alérgica o que simplemente los componentes que conforman la mezcla de la mascarilla puede que no sean los indicados para tu tipo de piel.

La mejor recomendación que podemos hacerte es que siempre inviertas tiempo en agregarle a tu día la salud fundamental a los aspectos estéticos de tu piel. No solo por la manera en la que te ayuda a verte y sentirte mejor. En el futuro agradecerás cada minuto que te tomaste para cuidar tu rostro con los mejores productos y nutrientes que desacelerarán los daños que la contaminación, el clima y las etapas de la vida ejercen sobre tu cutis.

Las mascarillas de cara más utilizadas son:

Mascarillas antiarrugas

Mascarillas para piel grasa

Mascarillas antimanchas

Mascarillas antiojeras

Mascarillas de carbón

Mascarilla para el acné

¿Cómo aplicar las mascarillas faciales?

Las mascarillas para la cara, como mencionamos anteriormente, están hechas con distintos componentes. En ocasiones más naturales y seguros que otros.

¿Por qué seguros? Puede que una mascarilla química contenga nutrientes o fórmulas que no son compatibles con tu tipo de piel y terminen irritándola en vez de ayudándola.

La aplicación de las mascarillas faciales suele ser muy sencilla, pero antes de aplicarla te recomendamos revisar sus indicaciones, ingredientes, efectos y beneficios. Puede que una mascarilla para hidratar la piel no sea la mejor opción para una persona de piel muy grasa, así como una mascarilla para eliminar imperfecciones no sería lo indicado si tu piel se irrita con facilidad o si estas bajo tratamiento clínico anti acné.

Una vez que tengas la seguridad de que esas mascarillas para la cara es ideal para ti, puedes comenzar con la aplicación de la misma, definitivamente no trivialices la revisión de ingredientes y efectos que la mascarilla contiene, son cuestiones de salud.

  • Primero debes limpiar correctamente tu piel. Intenta lavarla con agua limpia y jabón exfoliante, o que sea adecuado para el uso sobre la limpieza especifica de tu piel. Normalmente, recomendaríamos un jabón de avena con miel o de agave con algún otro ingrediente fresco. Incluso uno neutro sin aroma puede ser el indicado para ti.
  • Como segunda indicación, debes secar tu rostro ¡Sin toallas! Evita lastimar tu piel con toallas secas. Solo ponlas sobre tu piel y deja que absorban muy bien la humedad antes de aplicar la mascarilla. Además de procurar que la toalla o cualquier otro método para secar tu rostro que suelas utilizar, debe ser un método limpio, nada de toallas usadas.
  • La tercera indicación es tener listo todo. Ten en cuenta que algunas mascarillas necesitan más tiempo para actuar sobre tu piel, mientras que otras solo necesitan unos cuantos minutos para después ser desechadas. Sea cual sea el caso debes tener en cuenta el tiempo que dedicarás a esta rutina de belleza y cuidado de la piel. Ten listo todo lo que necesites antes de aplicar la mascarilla. Posteriormente solo aplícala uniformemente sobre tu piel evitando que caiga en tu boca, cabello u oídos, siempre es bueno hacer este tipo de cuidados con ropa cómoda y que pueda ensuciarse. Trata de mantener la calma y la paciencia. Es una rutina que mejora con la constancia.

¿Para qué tipo de pieles son ideales estas mascarillas?

Las mascarillas pueden ser ideales para ti si es que reconoces el tipo de piel que ya tienes y la naturaleza con la que se comporta. Simplemente toma como referencia estos tres tipos:

  • Piel grasa. Puede ser que el uso de una mascarilla hidratante acabe en desastre. Quizá, una mascarilla para la reafirmación de la piel sea lo que necesites ya que tu piel produce más grasa que otras. Al aplicarle la hidratación que no necesita, puede terminar en un efecto demasiado brilloso y poco estético.
  • Piel seca. En este tipo de piel, definitivamente necesitarás una mascarilla hidratante. Las marcas de expresión son tus principales problemas y el efecto “cenizo” puede ser poco favorable para tu imagen: No recomendamos mascarillas exfoliantes que puedan hacer que tu piel se reseque más de lo necesario.
  • Piel con ambas (seca/grasa). Un poco más difícil será para ti encontrar mascarillas que se ajusten a tu tipo de piel. Recomendamos usar reafirmantes, exfoliantes. Solo aquellas que son para cuidar y prevenir, pero no se enfocan demasiado en un solo factor de piel.

Beneficios y efectos sobre la piel.

Entre sus mejores beneficios están:

Una mejor apariencia en el tono de tu piel.

Una mejor salud para tu cutis.

Mejor comportamiento de tu piel.

Prevenir muchas marcas de expresión o aspectos antiestéticos.

Por el contrario, en pieles sensibles y menos tolerantes puedes experimentar:

Efectos poco estéticos.

Irritación de la piel.

Descamación.

error: Content is protected !!