Mascarillas negras

La piel es el órgano por el cual absorbemos muchas vitaminas y nutrientes que son de vital importancia para nuestro cuerpo. Nuestra piel dice mucho de nuestra salud, desde la sequedad que puede notarse en ella o la excesiva cantidad de grasa o “sensación grasa”.

¿Estamos obteniendo los nutrientes que necesitamos o solo estamos recibiendo daño? Estudios recientes han demostrado que la contaminación ha hecho que las enfermedades de la piel se desarrollen de manera veloz y exponencial entre la población. Incluso  más en la parte que ignora la salud de la piel.

Efectos de una mala salud de la piel:

  • Su coloración. Tiende a ser más opaca, menos viva. Puede que  la sequedad la haga parecer “pálida” o con un efecto sucio.
  • La sequedad. Cuando la piel no está bien hidratada, incluso con el consumo diario de agua, quiere decir que necesita una hidratación directamente sobre ella. Esto puede evitar lesiones, rozaduras e incluso hacer lucir más saludable la piel.
  • Las manchas. Debido a la contaminación y a la exposición directa a los rayos UV, nuestra piel permanece en constante ataque. Siempre hay que poner atención a las manchas. No importa si son oscuras, claras o temporales. Presta atención a cada cambio que tenga tu piel o cualquier irregularidad para evitar caer en una enfermedad o lesión más graves.

Las mascarillas faciales son la clave para contraatacar las imperfecciones de la piel. Cada cierto tiempo hay que prestar atención a las señales y darnos cuenta de que nuestro rostro necesita un cuidado extra. Recuerda que tu rostro es tu carta de presentación. Habla mucho de quién eres. Cuanta autoestima tienes, tu nivel da detalle y cuidado sobre las cosas que te rodean y sobre tus verdaderas prioridades. No temas lucir como una persona vanidosa. El cuidado del cuerpo existe en múltiples formas y no necesita ser estigmatizado de ninguna manera.

¿Para qué tipo de pieles son ideales estas mascarillas?

Una vez que identifiques los malestares o imperfecciones que tu rostro presenta, no temas en tomar la iniciativa de conseguir una mascarilla para el cuidado facial. Es bien sabido que además de ser beneficiosas para la salud de nuestra piel, las mascarillas faciales ayudan a la autoestima y reducen el estrés de nuestra rutina diaria.

Los tipos de pieles que son más propensas a necesitar una mascarilla negra son aquellas que tienen una naturaleza o comportamiento “graso” o “mixta”. Así se les denomina a los tipos de piel:

  • Piel Grasa. Es aquella que responde al calor con un efecto brilloso o, incluso en un clima frío, se mantiene con un aspecto brilloso y poco estético. Esto usualmente sucede debido a la alimentación de la persona y al exceso de grasa en la piel. No indica que la persona siempre tenga que cumplir con esas condiciones. También puede ser el caso de un problema genético. El inconveniente que más presentan las personas con este tipo de piel grasa, son las imperfecciones y los granos, debido a que la misma grasa se encuentra en la capa más superficial de la piel. las imperfecciones se presentan con la menor provocación de suciedad o polvo que llegue a bloquear la salida del sudor y la respiración de la piel.
  • Piel mixta. Este tipo de piel presenta ambos comportamientos, tanto el de la piel grasa como el de la piel seca. Puede ser que alguien con piel mixta presente menos imperfecciones que otra persona con piel grasa, sin embargo, esto no indica que su piel no pueda ser adecuado para una mascarilla negra.

Las mascarillas negras son populares actualmente por sus efectos desintoxicantes, exfoliantes y su naturaleza “peel-off”, misma que es conocida como un rejuvenecedor o un método de exfoliación rápida.

Los tipos de piel que son más propensas a necesitar una mascarilla negra son la piel mixta y grasa, siendo aquellas que sufren más ante la presencia constante de imperfecciones en la piel. No obstante, si las imperfecciones son persistentes y nunca dejan de aparecer, ser recomienda no usarla inmediatamente para no comprometer la salud de algunas partes de tu rostro.

 

También te puede interesar: Mascarillas para piel grasa

¿Cómo hacer una mascarilla negra casera?

Los productos que se venden en las tiendas suelen tener una gran credibilidad a la hora de decidir sobre la compra de este o la oportunidad de hacerlo con materiales en casa. Los riesgos que podemos correr al comprar una mascarilla negra de dudosa procedencia son:

  • Muchos de los componentes que usan algunas marcas no son de la mejor calidad y no cumplen con los estándares mínimos de calidad en su elaboración, por lo cual puede ocasionar una reacción alérgica con alguno de los componentes de la fórmula que no se dan a conocer.
  • Irritación o lesiones. Al igual que en el caso anterior, muchos de sus componentes son desconocidos y en lugar de utilizar formulas naturales y saludables, pueden estar utilizando únicamente químicos adhesivos y adherentes que dañan tu piel, la resecan y pueden ocasionar irritación o incluso lesiones que no desaparecerán fácilmente.

Por eso, durante el desarrollo de una mascarilla negra casera, debes tener en cuenta principalmente las reacciones alérgicas que tu cuerpo presenta regularmente ante los ingredientes Los ingredientes que necesitas son:

  • Aproximadamente un sobre o un empaque de gelatina en polvo.
  • De 4 a 5 capsulas de carbón activado.
  • 3 o 4 cucharadas de leche.

Recordemos que estos no son los ingredientes que se utilizan en la original formula de la mascarilla negra, la cual está compuesta de ingredientes más costosos como el extracto de canela, arcilla especial, aceite de camelia, entre otros.

Ahora, para elaborar esta mascarilla solo debes tomar en cuenta una serie de pasos que son muy sencillos y que te mostraremos a continuación:

  • Paso 1. Dentro de un recipiente de plástico o de vidrio completamente limpio, debes añadir el contenido del paquete de gelatina en polvo, así como las 3 o 4 cucharadas de leche. Te recomendamos que sea leche de buena calidad y entera.
  • Paso 2. Deberás mezclar correctamente la gelatina en polvo y la leche hasta que quede una mezcla homogénea.
  • Paso 3. Recomendamos tener cuidado en lo siguiente pues habrá que meter la mezcla homogénea al horno de microondas para que esta se caliente un poco, de esta manera garantizaremos una mezcla mucho más homogénea.
  • Paso 4. Debes agregar el carbón activado de manera que sea un polvo muy fino, mezclando hasta que esta sea homogénea una vez más.
  • Paso 5. Vuelve a introducir la mezcla unos segundos al horno de microondas para que este se caliente y termine como una mezcla homogénea.

Una vez terminado este procedimiento, ya tienes una mascarilla negra completamente útil y funcional. Para su aplicación únicamente sigue las siguientes recomendaciones:

  • Debes mantener tu rostro completamente limpio, de preferencia con un jabón neutro y evitando que la piel se rose o se dañe antes de la aplicación.
  • Abre tus poros con una toalla caliente o con vapor. Esto ayudara a la mascarilla a actuar de manera eficiente.
  • Debes asegurarte de que la mascarilla no esté muy caliente para no dañar la piel o lastimarte. Aplícalo con una brocha suave, limpia y nueva, para evitar el desprendimiento de las cerdas con el espesor de la sustancia.
  • Una vez aplicada, debes esperar y tomarte un tiempo para relajar el rostro, evita hacer expresiones faciales innecesarias por un tiempo.
  • Retira suavemente y sin arrebatar el contenido de tu cara.
  • Hidrata con una crema que no sea grasa, recomendamos mucho esto para aquellas personas que sufran de irritaciones con facilidad.

Mascarillas negras: Pros y contras.

A pesar de ser comercializadas por todo el mundo, las mascarillas faciales suelen tener ingredientes que desconocemos cuando las adquirimos en establecimientos poco fiables, sin embargo, muchas de las mascarillas que hay en el mercado cumplen con los mínimos estándares de calidad como para ofrecernos un producto apenas decente.

La elaboración de una mascarilla puede ser tomada como una forma de asegurar que aquella mascarilla que depositamos sobre nuestra piel está compuesta, en efecto, de los ingredientes que confiamos y de la calidad que podamos conseguir claro está.

Para mucha personas, una de las principales causas de su desconfianza en este tipo de productos de belleza y cuidado de la piel, mundialmente populares, son la irritación y el tratamiento “peel-off” que viene implícito en este tipo de mascarillas negras, sin que esto se de a conocer en muchas ocasiones. Es por esto que antes de hacer uso de cualquier mascarilla de belleza y cuidado de la piel, sin importar su popularidad a nivel global, debemos investigar más acerca de su contenido, sus efectos y sus beneficios.

Aquí tenemos una mascarilla facial que ofrece grandes beneficios para las personas que sufren de:

  • Las imperfecciones son prevenidas por medio del uso de estas mascarillas negras, gracias a su efecto desintoxicante y exfoliante.
  • Puntos negros. Algunas mascarillas negras son tan efectivas que incluso pueden extraer los puntos negros superficiales o no tan notorios.
  • Manchas en la piel ocasionadas por el sol. Las manchas cafés y de otros tipos, suelen ser parte de algunos tipos de piel y se alojan en la capa más superficial de la misma. Por esto es recomendable usar periódicamente las mascarillas negras, pero no siendo usuarios exclusivamente de este tipo de mascarillas.
error: Content is protected !!