Mascarillas de carbón

Los aspectos más importantes para el cuidado de nuestra piel son:

  • La alimentación. Juega un papel fundamental a la hora de proveer de nutrientes a nuestra piel. Darle esa tonalidad inmediata no es nada fácil ¿Cómo lograrlo? Comiendo saludablemente. Muchas verduras de hojas verdes, y frutas. No olvides incluir la cáscara de ambas como una fibra natural para que tu organismo procese mejor las azúcares y tengas así una piel más hidratada.
  • El cuidado externo. Cremas para la sequedad, la contaminación y los climas extremos pueden ser un factor que determine la salud y apariencia de tu piel, no olvides incluir el protector a donde quiera que vayas, los rayos UV, incrementan las probabilidades de contraer cáncer de piel, manchas, enrojecimiento o incluso requemar tu piel, exponiéndola a un cambio de coloración que puede no ser muy estético.

Además de estos cuidados, ten en cuenta que tu piel es una parte más de tu cuerpo y necesita nutrientes. A pesar de ser una parte externa del mismo, no deja de ser uno de los órganos más sensibles. En especial cuando se trata de los distintos tipos de piel y su naturaleza o forma de comportarse cuando hay cierto tipo de climas o precipitaciones.

 

Daños que puede recibir la piel de nuestro rostro son:

  • Sequedad. El exceso de sequedad puede implicar un problema alimenticio muy severo, así como puede producir manchas en la piel muy difíciles de corregir. La sequedad puede hacer que las líneas de expresión sean más marcadas y profundas.
  • El exceso de grasa en la piel ocasiona que nuestros poros no “respiren” adecuadamente, obstruyendo y generando imperfecciones o episodios de acné en un periodo corto o largo de tiempo.
  • Tono de piel. Tu tono de piel parecer lucir natural, hidratada, pero no grasa. Incluso si hay un poco de grasa en la piel, esta no debe causarte incomodidad al poner tus dedos sobre ella. Se puede asemejar al aceite: mientras más espesa sea la sustancia, más peligroso es que haya impurezas en ella. Así mismo, la piel demasiado opaca o “blanca”, es un síntoma de que la piel no se mantiene hidratada de manera adecuada. Lo único que puedes hacer aquí es intentar comer mejor e hidratar más la piel de tu rostro.

La piel de tu rostro necesita un cuidado extra y a pesar de los mitos que giran en torno a las mascarillas faciales, la realidad es que muy probablemente que las mascarillas de carbón activo o activado, sean las ideales para ti. Aquí hablamos sobre ellas.

 

También te puede interesar: Mascarillas negras

¿Cómo hacer una mascarilla de carbón activo o activado casera?

Recuerda que durante la aplicación de cualquier mascarilla facial no debes olvidar los siguientes pasos indispensables:

  • No olvides que tu rostro debe estar lo más limpio posible. Elimina cualquier impureza con un jabón neutro y agua tibia o caliente.
  • Abre los poros. Al poner una toalla tibia o caliente, logras que tus poros se abran y actúen de manera correcta para la aplicación de la mascarilla.
  • Revisa. Siempre ten en cuenta los ingredientes y las reacciones alérgicas. Puede que uno de los ingredientes no sea el indicado para tu tipo de piel o quizá tienes alergia a ese ingrediente

Para la elaboración de las mascarillas de carbón activo o carbón activado es necesario tener a la mano:

  • ¼ de cucharada de carbón activo o carbón activado.
  • 1 cucharada de gelatina de paquete.
  • 2 cucharadas de leche de vaca, a ser posible, natural o fresca.

No olvides que mientras más calidad tengan los ingredientes, mejores serán los efectos de la mascarilla facial. Cabe destacar que las porciones pueden variar. Las porciones son individuales y puede que si se trata de una mezcla para un mayor número de personas solo hay que sumar la misma cantidad de cada ingrediente por el número de invitados a probar tu mascarilla hecha en casa.

Estos son los pasos a seguir:

  1. Deposita todos los ingredientes en un recipiente de vidrio o de plástico limpio.
  2. Debes generar una mezcla homogénea. Quiere decir que no se diferencien los ingredientes entre la mezcla.
  3. Deja que la mezcla homogénea repose durante unos minutos.
  4. Aplica generosamente sobre tu rostro con una brocha limpia.
  5. Enfatiza en las zonas de tu rostro en las que necesites más el efecto de la mascarilla.
  6. Déjala actuar sobre tu rostro en un tiempo mínimo de 15 minutos y máximo de 30 minutos.
  7. Ten paciencia, mientras más tiempo dejes que actué la mascarilla, más efectividad tendrá.

Mascarillas de carbón activo o activado: Pros y contras

Algunos expertos en dermatología afirman que los efectos de las mascarillas de carbón activo o carbón activado suelen tener este tipo de efecto “peel-off”.desprenden de manera brusca y poco saludable la parte más externa de nuestra piel. Esto supone una exposición directa de nuestra piel sensible ante la inclemencia de los factores externos como el clima, la contaminación, los rayos UV, entre otros.

Los efectos beneficiosos que tienen las mascarillas de carbón activo o carbón activado son la exfoliación de manera natural de tu rostro, quitar manchas, puntos negros, espinillas, imperfecciones y demás impurezas de nuestra piel.

Cabe destacar que los beneficios y las contradicciones a la salud de nuestra piel pueden varias dependiendo la forma en la que apliques las mascarillas de carbón activo o activado.

Recuerda siempre humedecer e hidratar tu piel con cremas que se ajusten a las necesidades de tu tipo de piel.

Imagen:
Foto de Fondo creado por freepik – www.freepik.es

error: Content is protected !!