Mascarilla de café

A pesar de lo mucho que nos esforzamos en cuidar la piel de nuestro rostro, es imposible mantenerlo.

Es común que tengamos algunos descuidos o falta de cuidado sobre nuestra piel, pero el exceso de estos descuidos puede acarrear consecuencias en el futuro.

Los efectos notorios de tener un descuido sobre la salud de la piel son:

  • Su coloración. Tiende a ser más opaca, menos viva. Quizá la sequedad la haga parecer “ceniza” o con un efecto sucio.
  • La sequedad. Cuando la piel no está bien hidratada, incluso con el consumo diario de agua, quiere decir que necesita una hidratación directamente sobre ella. Esto puede evitar lesiones, rozaduras e incluso hacer lucir más saludable la piel.
  • Las manchas. Debido a la contaminación y a la exposición directa a los rayos UV, nuestra piel permanece en constante ataque. Siempre hay que poner atención a las manchas, no importa si son oscuras, claras o temporales. Presta atención a cada cambio que tenga tu piel o cualquier irregularidad para evitar caer en una enfermedad o lesión más grave.
  • Las arrugas. Las encuestas afirman que las personas de una edad avanzada se arrepienten de no haberle dado un cuidado mejor a su piel. Siempre ignoraron cuidados simples como el protector solar o incluso la crema hidratante de todos los días. Claro está que, como resultado, solo está la aparición de arrugas o incluso las ya mencionadas manchas. Podemos evitar que todo esto suceda con mínimos cuidados y tratamientos eficientes.

Las mascarillas faciales son la clave para contraatacar las imperfecciones de la piel. Cada cierto tiempo hay que prestar atención a las señales y darnos cuenta de que nuestro rostro necesita un cuidado extra. Recuerda que tu rostro es tu carta de presentación. Habla mucho de quién eres, cuanta autoestima tienes, tu nivel de detalle y cuidado sobre las cosas que te rodean y sobre tus verdaderas prioridades. No temas lucir como una persona vanidosa. El cuidado del cuerpo existe en múltiples formas y no necesita ser estigmatizado de ninguna manera.

 

También te puede interesar: Mascarillas de barro

¿Para qué sirven las mascarillas de café?

El café es una sustancia de origen natural con grandes beneficios para la salud. La cafeína es un buen estimulante para el cuerpo, así como su aroma puede ser terapéutico, relajante e igualmente estimulante.

Debemos tener en cuenta que los beneficios del café, aislados en su modalidad de bebida matutina popular, no están directamente relacionados con el uso o el empleo del mismo como una mascarilla facial. Las mascarillas faciales nutren y ayudan a la piel de nuestro rostro a lucir de manera más saludable.

Algunos de los efectos beneficiosos de las mascarillas de café son:

  • Acción anti-arrugas. La cafeína es un estimulante natural muy eficiente para el efecto rejuvenecedor de nuestro rostro. En tan solo unas cuantas aplicaciones comenzarás a notar los resultados que tanto has esperado en otros productos de belleza. Algunos de sus usuarios la usan especialmente por este efecto antiarrugas que retarda el deterioro de la piel y le da un aspecto más firme y rejuvenecido.
  • Acción limpiadora. Incluso con una sola aplicación, comienza a notarse la diferencia en cuanto a la limpieza de nuestro rostro. El efecto es casi inmediato al hacer desaparecer o desvanecer las imperfecciones e impurezas de la piel. Si lo que buscas es un rostro limpio, las mascarillas de café son lo tuyo.
  • Acción reafirmante. Cuando el paso de los años pone a prueba la firmeza y la elasticidad de tu piel, seguramente te preguntas ¿Cómo puedo reducir esa flacidez, esas arrugas, esos pliegues tan molestos que se forman con el menor movimiento? la respuesta está en el uso de las mascarillas de café, que además de tener un eficiente efecto antiarrugas, prevé y ayuda a la piel en su firmeza, elasticidad y recuperación. Si lo que buscas es reafirmar la piel de tu rostro, las mascarillas de café son tu mejor aliado.
  • Acción revitalizante. Incluso con los mejores cuidados la piel, se produce un proceso de degeneración y regeneración. Mientras más natural sea este proceso, mejor para nuestra piel que cambia periódicamente a lo largo del día. Los malos hábitos como el tacto excesivo o una mala alimentación, pueden ser factores que determinen los ciclos de regeneración natural de la piel ,se vean interrumpidos o alterados de alguna manera, la mejor manera de prevenir esto es con una mascarilla de café, que ayudara a tu piel a estimular el crecimiento de celular nuevas mientras que las células muertas desaparecen con cada aplicación. Ahora ya lo sabes, si lo que quieres es un rostro revitalizado, tu mejor opción son las mascarillas de café.
  • Con las impurezas, asperezas y otras texturas irregulares de nuestro rostro, puede parecer que no podemos hacer nada más que aguantar una piel que no es del todo suave o estética. Después de todo, así es nuestra piel ¿no? Sin embargo, gracias a las mascarillas de café, tu piel puede recobrar la suavidad e hidratación que tenía antes. Dale un aspecto más joven a tu rostro con las mascarillas faciales de café.

 

También te puede interesar:Mascarillas de arcilla

¿Cómo hacer las mascarillas de café?

Las mascarillas faciales tienen muchos factores que las hacen la mejor solución para cuidar de nuestro rostro, su apariencia y su salud. Por cuestiones de mercado, las mascarillas faciales se han comercializado de manera desmedida y esto no implica tanto una buena noticia para los consumidores, pues al haber más productos y más marcas, es más difícil diferenciar entre las que son de confianza y las que son una estafa o incluso perjudiciales para la salud.

En ocasiones las marcas de mascarillas faciales son simplemente malas porque utilizan materiales e ingredientes de baja calidad. Esto implica que la mascarilla en sí sea de baja calidad. La mejor manera de contrarrestar este tipo de estafas es haciendo la mascarilla en casa.

¿Cómo hacemos mascarilla de café en casa?

Bueno, la mayoría de las veces el problema más importante es conocer los pasos a seguir. Veamos algunas de las mejores recetas para mascarillas faciales de café hechas en casa, seguramente incluso podrás invitar a tus amigos a probarla.

-Mascarilla de café y miel.

Para esta mascarilla hay que tener en cuenta los dos ingredientes principales como un factor decisivo. Si son frescos y de la mejor calidad, así lo será nuestra mascarilla. Con eso expuesto veamos cómo se hace.

  1. Consigue un recipiente de plástico o de vidrio. Este debe estar limpio y seco. 2 cucharadas de café, mientras más fresco y de mejor calidad,mejor. 1 o 2 cucharadas de miel de abeja 100 % natural.
  2. Debes depositar todos los ingredientes en el recipiente y añadirle media taza de agua. Esta cantidad puede ser una aproximación y por tanto es mejor que sepas que la consistencia de la mascarilla debe ser algo parecido a una pasta.
  3. Mezcla todos los ingredientes hasta que tengas una sustancia homogénea y déjala reposar durante 5 a 8 minutos.
  4. Durante el tiempo de espera, puedes lavar tu rostro con un jabón neutro y  agua tibia o caliente, así como abrir tus poros con vapor o una toalla mojada con agua tibia o caliente.
  5. Debes aplicar las mascarillas con una brocha limpia, a ser posible nueva. Aplica generosamente sobre las áreas de la piel en las que más se necesite la acción de la mascarilla de café y miel.
  6. Espera un mínimo de 15 minutos y un máximo de 30 minutos para remover la mascarilla con un paño húmedo y hazlo con mucho cuidado de no lesionar la piel de tu rostro que estará muy sensible durante esta parte del proceso.

Mascarilla de café y huevo.

Para esta mascarilla hay que tener en cuenta los dos ingredientes principales como un factor decisivo. Si son frescos y de la mejor calidad, así lo será nuestra mascarilla. Con eso expuesto, veamos cómo se hace.

  1. Consigue un recipiente de plástico o de vidrio. Este debe estar limpio y seco. 2 cucharadas de café, mientras más fresco y de mejor calidad. 1 huevo 100 % natural y fresco.
  2. Debes depositar todos los ingredientes en el recipiente y añadirle media taza de agua. Esta cantidad puede ser una aproximación y, por tanto, es mejor que sepas que la consistencia de la mascarilla debe ser algo parecido a una pasta.
  3. Mezcla todos los ingredientes hasta que tengas una sustancia homogénea y déjala reposar durante 5 a 8 minutos.
  4. Durante el tiempo de espera, puedes lavar tu rostro con un jabón neutro. así como abrir tus poros con vapor o una toalla mojada con agua tibia o caliente. Esto ayudará a que la mascarilla penetre completamente en cada parte de tu rostro y garanticemos la efectividad de la misma.
  5. Debes aplicar las mascarillas con una brocha limpia nueva. Aplica generosamente sobre las áreas de la piel en las que más se necesite la acción de la mascarilla de café y huevo.
  6. Espera un mínimo de 15 minutos y un máximo de 30 minutos para remover la mascarilla con un paño húmedo y hazlo con mucho cuidado de no lesionar la piel de tu rostro que estará muy sensible durante esta parte del proceso.

Cualquiera de estas dos mascarillas es suficiente para mantener tu piel saludable y libre de arrugas. El uso constante garantizará estos efectos.

error: Content is protected !!