Mascarillas de barro

La piel sufre muchos cambios a lo largo del día, tiene que estar adaptándose a las inclemencias del clima, de la luz solar y de otros factores personales como la alimentación, la dieta o el ejercicio, ¿Esto realmente afecta a nuestra piel?

Se sabe que hasta cierta edad, la cual varía según los hábitos alimenticios y/u otros factores, nuestra piel comienza a tener un aspecto menos terso. Las arrugas comienzan a ser notables, las imperfecciones ya no son algo que sea normal, pero siguen apareciendo e incluso son más molestas que antes.

Esto va sucediendo de manera gradual y conforme pasan los años a nuestra piel se le hace más difícil mantenerse por sí sola de la manera en la que lo hacía antes. Algunos de los daños que recibe tan solo en un día promedio son:

  • Exposición. No general, sino enfocada directamente a la exposición a los rayos UV, ¿Sabías que incluso en los días nublados, los rayos UV afectan a tu piel? Puedes sufrir quemaduras que hasta cierto punto arderían, pero por otro lado estas generando un foco de cáncer de piel. El cáncer de piel ha tenido un incremento en los últimos años debido a la contaminación y esto podría implicar que tu salud se pone en riesgo día con día por falta de cuidados externos.
  • Contaminación. Con la serie de químicos que expulsan los motores a combustión, las fábricas o incluso en el medio ambiente natural, nuestra piel recibe todo eso. Las manchas que ocasionalmente aparecen pueden ser debido a estos factores o incluso impurezas o imperfecciones pueden llegar a la piel de tu rostro de un día para otro y esto es ocasionado por la contaminación.
  • El tacto. Con cierta regularidad, las personas tocan su rostro. Lo hacen cuando están nerviosas, agitadas o molestas. Puede ser algo normal que mantengas un contacto entre tus manos y tu rostro, pero ¿Saludable? Para nada. Los estudios afirman que el 80 % de las enfermedades que contraemos, incluyendo las dermatológicas, son debido a este tipo de conductas. Así que la próxima vez que toques tu frente con la palma de tu mano, piénsalo dos veces. Estas llevando impurezas a tu rostro sin querer.

Como podrás notar, muchas de las inclemencias externas que nos ocasionan tantas molestias antiestéticas y poco saludables, son debido a nuestras conductas diarias, pero descuida que no necesitas quedarte en casa con una mascarilla cubriendo tu rostro. Al menos no una máscara común y corriente.

Las mascarillas han acertado en ser un fuerte aliado para luchar en contra de este tipo de factores externos que suponen una gran carga para nuestra piel. Los grandes mitos sobre las mascarillas han hecho que estas pierdan credibilidad y es cierto que una mascarilla no corregirá tu conducta o tu salud alimenticia, ni de lejos corregirá toda una vida de descuidos, pero eso no es lo que buscamos, ya lo verás.

 

¿Para qué sirven las mascarillas de barro?

Las mascarillas de barro tienen un efecto hidratante, refrescante y purificador para tu piel. Cada uno de los aspectos beneficiosos que requiere tu piel para contrarrestar todas las inclemencias externas que generan constantemente un desgaste acelerado de los pocos nutrientes que tu rostro posee.

las Mascarillas de barro ayudan a equilibrar la situación a tu favor, ¿Cómo? Nutren, regeneran, refrescan y purifican tu piel de manera eficiente. Lo mejor de todo es que si las aplicas periódicamente los efectos son prolongados y notables. Con cada aplicación estas ayudando a la salud de tu rostro.

 

También te puede interesar: Mascarillas para el cabello

Algunos de los aspectos beneficiosos de las mascarillas de barro son:

  • Sus efectos hidratantes. De inmediato comenzaras a sentir tu piel más hidratada. Recibirá una serie de minerales esenciales para proteger, regenerar y asegurar que tu piel pueda soportar una rutina diaria.
  • Sus propiedades refrescantes. En caso de que estés pasando por un momento de gran tensión emocional o por una temporada en la que el clima es muy acalorado, será mejor que no dejes de confiar en las excelentes mascarillas de barro. Sus efectos refrescantes son, tanto terapéuticos, como saludables para el bienestar de tu rostro.
  • Sus efectos purificadores. Debido a la serie de minerales y nutrientes, cualquier impureza que permanezca en tu rostro se ira en cuestión de tiempo. Las impurezas pueden ser puntos negros, imperfecciones, etc. La cuestión es volver esto un hábito y hacer que tu piel se mantenga lo más limpia posible, pero sobre todo saludable.
  • Sus efectos para la piel. Además de relajar los músculos del rostro, esto también hace que la flacidez y otros aspectos antiestéticos desaparezcan con el tiempo de manera eficaz y natural, así que si lo que quieres es darle firmeza a tu rostro, no olvides usarlas

¿Cómo hacer una mascarilla de barro casera?

Antes de la elaboración, debes tener en cuenta la aplicación, ¿Por qué? Porque mientras mejor sea la aplicación de cada mascarilla facial que uses, mejores serán los resultados de la misma. En este caso la mascarilla de barro tiene una aplicación muy interesante, aquí te mostramos los pasos:

  1. Limpia tu cara con cuidado. Hazlo preferentemente con jabones neutros o ideales para tu rostro. Intenta hacerlo con agua tibia o caliente para abrir los poros o puedes usar una toalla caliente o tibia sobre tu rostro después de haber lavado tu cara.
  2. Mantén tu rostro relajado durante la aplicación que debes hacer con una brocha limpia, a ser posible nueva, con la cual debes esparcir generosamente la mascarilla de barro, enfatizando en las regiones en las que necesitas más acción de los nutrientes.
  3. No olvides darle tiempo a la mascarilla de actuar. De 15 a 30 minutos son suficientes para hacer que sus nutrientes penetren y purifiquen tu piel de manera correcta.
  4. Retírala con cuidado de no dañar tu piel o de ocasionar rozaduras, tu rostro estará muy sensible después de esto.

Ahora bien, para la elaboración de una mascarilla de barro en casa, debes seguir las siguientes indicaciones. Procura no trivializar las medidas de seguridad pertinentes:

  1. Consigue un recipiente de plástico o de vidrio que esté  completamente limpio y seco.
  2. Debes añadir en ese recipiente el barro. La porción debe ser personal  y en este caso, cualquiera que desees utiliza. De preferencia, utiliza la porción necesaria para que la pasta de la mezcla tome una textura parecida a una pasta.
  3. Añade agua suficiente para que el barro reaccione de manera correcta. Nuevamente debes asegurarte de que sea la cantidad adecuada para generar una consistencia parecida a la pasta.
  4. Para mejorar o añadir las propiedades terapéuticas de las mascarillas de barro, solamente tienes que combinar esta mezcla homogénea con algún aroma, esencia o té.
  5. Se recomienda mezclar muy bien hasta que se genere una sustancia homogénea. Misma que deberás aplicar sobre tu rostro limpio. Dejar secar y actuar durante un tiempo prolongado, mínimo 15 minutos y como máximo 30 minutos.

Entonces ya nos debería de haber quedado claro que mientras más veces repitas la aplicación de las mascarillas de barro, mejores serán los resultados. No es cuestión de magia, es cuestión de hábitos y cambios buenos para la salud y el mejor aspecto estético y de belleza de tu rostro. No olvides que la aplicación, si bien no es diaria, tiene que ser periódica, al menos una vez cada mes y continuar con este tipo de cambios beneficiosos  para la salud de tu rostro, con el tiempo comenzaras a notar la diferencia, tales como:

  • Hidratación superior, la piel de tu rostro se mantendrá hidratada por más tiempo, con una tonalidad y vitalidad más notable y asegurada.
  • Firmeza constante, quizá no es una crema reafirmante, pero el efecto rejuvenecedor de las mascarillas de barro es innegable.
  • Purificación, tu piel se notara incluso más limpia de lo que puedas esperar. No más impurezas, puntos negros o imperfecciones.
error: Content is protected !!