Mascarillas de aloe vera

Las mascarillas son populares. Es innegable que  han adquirido una masiva cantidad de usuarios y consumidores tan fieles como convenientes. Las mascarillas tienen muchos nutrientes que otros métodos para el cuidado de la piel no poseen.

La piel absorbe nutrientes directamente de la alimentación, del exterior y de otros factores, sin embargo, los nutrientes que esta obtiene del exterior son los más importantes porque también recibe los peores daños

  • La sequedad. Ocasionada normalmente por un ambiente seco o frío. Este tipo de condiciones atmosféricas generan agrietamientos en la piel, sequedad constante e incluso manchas en la piel.
  • El exceso de grasa. La grasa en la piel es algo normal en una persona saludable, pero el exceso de esta, implica muchos problemas como los granos, puntos negros e imperfecciones. Las mismas impurezas que generan inseguridad en la persona que las padezca.
  • El estrés. Se sabe que las mascarillas son una forma terapéutica de tratar con la salud y bienestar de nuestro rostro, además de ser una forma de aumentar nuestra autoestima.

Las mascarillas reciben críticas poco constructivas debido a la poca credibilidad que muchos le atribuyen a la creciente demanda de las mismas, pero más específicamente al consumo desmedido que se ha tenido sobre mascarillas con materia o ingredientes de producción de dudosa procedencia.

La parte fundamental del uso de una mascarilla facial es el conocimiento de nuestras necesidades y la función que desempeña la mascarilla en la piel o durante su aplicación.

En este caso hablaremos más acerca de la mascarilla de aloe vera.

Beneficios y propiedades de la mascarilla de aloe vera en el rostro.

Las mascarillas se fabrican con ingredientes naturales y beneficiosos para la salud de nuestra piel. Estos materiales suelen ser de extractos naturales, hierbas, esencias, fragancias, colores y con funciones diferentes. Todo depende también de la corriente que estén dispuestas a seguir este tipo de mascarillas.

La mascarilla de aloe vera se compone principalmente de esta planta medicinal, la sábila o aloe vera. Sus capacidades y funciones son:

  • Limpieza. Es un limpiador orgánico y natural para nuestro organismo. Con la mascarilla de aloe vera, nuestra piel de inmediato se sentirá libre de impurezas sin poner en riesgo nuestra capa de piel exterior.
  • Regeneración. Para las personas que tienen demasiadas imperfecciones o lesiones en el rostro es una excelente opción. La mascarilla de aloe vera ayuda a la cicatrización de la piel y la estimulación en la aparición de células nuevas.
  • Cicatrización. Al aplicarla sobre cualquier herida, la sábila actúa inmediatamente como una ayuda para la cicatrización y regeneración de la piel de la herida. Incluso durante las intervenciones de la medicina moderna, el aloe vera es utilizado como agente estabilizador del crecimiento de las células nuevas y de la curación de heridas expuestas.
  • Humectación. La piel tiene un comportamiento basado en los hábitos alimenticios y diarios que tenemos. Puede que esto signifique que nuestra piel tiene un efecto grasoso, “seboso” o cenizo. Mismos que, además de no ser muy estéticos, tampoco ayudan a la apariencia saludable de tu rostro. Con la mascarilla de aloe vera, tendrás un aspecto más estético, rejuvenecido y limpio.

 

También te puede interesar: Mascarillas antiarrugas

 

  • Anti-acné. Cada vez son más las personas que sufren de acné a una edad adulta o a una edad muy temprana. La manera más saludable, natural y segura de combatir el acné es con la mascarilla de aloe vera ya que ofrece propiedades beneficiosas de limpieza a nuestros poros dejándolos respirar y previniendo que el acné siga ocurriendo.
  • Atenuando las manchas. Las manchas no son necesariamente heridas expuestas. Suelen ser ocasionadas por el sol y persisten debido a la falta de regeneración de la piel. La revitalización de la misma se lleva acabo de manera más sencilla con las mascarillas de aloe vera.
  • Multifuncional. Las funciones de esta mascarilla son bastantes. No solo sirven para los tipos de piel grasa o mixta, sino también para el tipo de piel seca ya que humecta e hidrata de manera correcta la piel. Esto quiere decir que a la piel grasa no la estimula para seguir siendo grasa. Al contrario, le da un aspecto más fresco, rejuvenecido y lejos de ser brilloso. Por otra parte, con el tipo de piel seca, puede ocasionar que se hidrate, gane ese tono de piel o ese color que hace mucho que no veías en tu rostro. Así que definitivamente el aloe vera, cumple con una amplia gama de funcionalidades.

¿Cómo hacer una mascarilla de aloe vera casera?

Para realizar una correcta mascarilla de aloe vera o sábila, en tu casa, necesitas asegurarte de seguir los pasos con cuidado y paciencia.

  1. Debes lavar muy bien tu rostro. Intenta usar jabón neutro o sin aroma. Lo mejor de los jabones neutros es que no tendrán una reacción alérgica o irritación alguna en tu piel.
  2. Al momento de secar tu piel es importante que no quede reseca, lastimada o irritada. Se recomienda que utilices una toalla con agua caliente para abrir los poros de tu piel y también suavizar la fibra de la tela de cualquier toalla que uses. También puedes usar vapor para abrir tus poros antes de la aplicación de la mascarilla.
  3. Una vez que tu rostro está limpio y con los poros abiertos, aplica la mascarilla de aloe vera, la cual la realizaremos de la siguiente manera:
  • Existen múltiples formas de hacer una mascarilla de aloe vera, entre ellas están
    • La mascarilla de aloe vera y limón. En este caso, solo necesitarás una porción de aloe vera que consideres pertinente y limón. Para prepararla, solo tienes que extraer la pulpa de la hoja del aloe vera con la ayuda de una cuchara o utensilio de cocina. Agrega el zumo de limón en el recipiente donde hayas depositado ya la porción de aloe vera que vas a utilizar para tu mascarilla. Posteriormente mézclalo hasta tener una solución homogénea y, con ayuda de una brocha limpia, extiende el contenido en tu rostro. Ten mucho cuidado al aplicar la mascarilla en las zonas cercanas a los ojos. Debes dejar que actúe mínimo 20 minutos. Después de ese tiempo has de retirar la mascarilla utilizando agua tibia para que no dañes tu piel.
    • La mascarilla de aloe vera y miel. Esta mascarilla solo requiere la cantidad personal que gustes en la elaboración de tu mascarilla y dos cucharadas de miel de abeja natural. Deposita todo en un solo recipiente limpio, tanto la miel como la pulpa del aloe vera. Ambas sustancias deben mezclarse hasta tener un contenido homogéneo. Debes esparcirlo en tu rostro con una brocha limpia y de preferencia nueva. Después esperar alrededor de 30 o 35 minutos para retirar la mascarilla con agua tibia o caliente. Recuerda asegurar muy bien tu cabello del contacto con la miel ya que podrías tener dificultades para retirar la mascarilla. Se recomienda repetir el procedimiento cada dos días para obtener mejores resultados.
    • Mascarilla de aloe vera, pepino, leche y miel. Esta mascarilla es la mascarilla de aloe vera definitiva. Se recomienda para su uso en efectos rejuvenecedores, anti-acné y de cuidado general de la piel. Se elabora con un poco de leche, 2 cucharadas de miel de abeja natural, ½ pepino fresco y una porción de aloe vera extraído recientemente de la hoja . Durante su preparación, deberás extraer la pulpa de la hoja de aloe vera y depositarla en una licuadora. Debes colocar el ½ pepino en el interior de la licuadora al igual que los demás ingredientes. Intenta darle una apariencia o, más bien, una consistencia más espesa a tu mascarilla. Una vez que tengas una mezcla homogénea, deberás aplicarla sobre tu rostro con una brocha limpia. Después de esto, solo debes esperar entre 30 y 60 minutos. Esta mascarilla en particular actúa de manera refrescante y rejuvenecedora, debes esperar un poco más de tiempo para que los ingredientes actúen de manera adecuada sobre la superficie de tu piel.

 

También te puede interesar: Mascarillas de pepino

Como te habrás dado cuenta, las mascarillas de aloe vera son una forma muy eficiente de darle un cuidado constante a tu rostro. Es quizá una de las mejores mascarillas que hay actualmente para el cuidado facial y sus propiedades tan generosas con nuestra apariencia la hacen también una de las más utilizadas por los expertos en tratamientos terapéuticos y de spa.

error: Content is protected !!